Manifestaciones atípicas de histoplasmosis

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Podrían relacionarse con la recuperación de la función inmunitaria

La histoplasmosis es una infección producida por un hongo llamado Histoplasma capsulatum, que presenta dos variedades: la duboisii, que se localiza geográficamente en África, y la variedad capsulatum, que es endémica en zonas de Norteamérica y Latinoamérica con una seroprevalencia de un 95%, pero que en Europa es menos frecuente. Si bien esta infección oportunista fue bastante frecuente tiempo atrás entre las personas con VIH, con la llegada de las terapias combinadas los índices de la histoplasmosis disminuyeron, aunque han aparecido manifestaciones poco comunes de esta enfermedad.

En la edición de septiembre de The American Journal of Medicine un equipo de investigadores estadounidenses recoge los casos de manifestaciones inusuales de histoplasmosis diseminada en pacientes que responden a la terapia antirretroviral. Según estos investigadores, en pacientes que toman tratamiento antirretroviral las manifestaciones de esta infección son a menudo diferentes de las que se observaron en pacientes con SIDA en el pasado.

El Dr. A. Clinton White, de la Facultad de Medicina de Houston (EE UU), y sus colegas informan en su artículo del caso de tres hombres con VIH con manifestaciones poco comunes de histoplasmosis diseminada confirmada, que se produjo mientras tomaban y respondían a una terapia antirretroviral.

El primero, un hombre de 41 años, presentó un cuadro de fiebre, pérdida de peso y dolor abdominal en el cuadrante izquierdo superior y dolor de pecho en lado izquierdo, tres semanas después de iniciar efavirenz, lopinavir/ritonavir, lamivudina y tenofovir. Las manifestaciones que presentaba este paciente concuerdan con las de infarto esplénico. Tras tomar anfotericina B, le desapareció la fiebre y se le administró itraconazol en solución oral. A partir de ese momento no tuvo fiebre ni dolor abdominal.

El siguiente paciente, un hombre de 40 años, desarrolló hipo intratable/incurable y fiebre 4 meses después de iniciar lopinavir/ritonavir, tenofovir y abacavir. El paciente también mostró linfodenopatía cervical y esplenomegalia (aumento anormal del tamaño del bazo). Comenzó a tomar anfotericina B intravenosa y en el plazo de 48 horas la fiebre y el hipo remitieron. Se le administró itraconazol oral.

Por último, el tercer paciente, un hombre de 42 años, comenzó efavirenz, lamivudina y estavudina. Después de seis semanas desarrolló un exantema facial nodular y eritematoso. Empezó a tomar cápsulas de itraconazol, pero desarrolló fiebre progresiva, falta de respiración, anorexia y el exantema facial empeoró.  Respondió clínicamente a la anfotericina B, y después de recibir 550mg  cambió a itraconazol en solución oral. Las lesiones en la piel se solucionaron durante las cuatro semanas siguientes.

El Dr. White señala que estas manifestaciones “parece que tienen que ver con la recuperación de la función inmunitaria, que puede llevar a un empeoramiento clínico a corto plazo”. Tal y como él y su equipo apuntan en el artículo, la enfermedad inflamatoria de reconstitución inmunitaria se ha observado con otros agentes microbianos, pero hasta ahora no se había visto con el Histoplasma capsulatum. A la luz de sus hallazgos, el equipo subraya que los médicos “necesitan estar atentos a estas presentaciones poco habituales de histoplasmosis diseminada”.

Fuente: Medscape (http://www.medscape.com/) / Elaboración propia

Referencia: Samuel A. Shelburne III, Fehmida Visnegarwala, Carlos Adams, Kurt L. Krause, Richard J. Hamill and A. Clinton White, Jr., Unusual manifestations of disseminated Histoplasmosis in patients responding to antiretroviral therapy, The American Journal of Medicine;118:1038-1041.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD