CROI 2023: Cuatro semanas podrían ser insuficientes para tratar la hepatitis C aguda con Maviret®

Jordi Piqué
Ver otras noticias

Investigaciones en curso tratan de identificar biomarcadores que puedan predecir qué pacientes podrían curarse con un tratamiento más corto

Un tratamiento con una duración igual o inferior a cuatro semanas con glecaprevir/pibrentasvir (Maviret®) en personas con infección aguda (o reciente) por el virus de la hepatitis C (VHC) logró una tasa de curación menor que un tratamiento con la misma combinación de antivirales de acción directa (AAD) de seis semanas o más. Este es el principal hallazgo de un estudio cuyos resultados se presentaron en la XXX Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI 2023), celebrada hace unas semanas en la ciudad de Seattle (EE UU).

El tratamiento con AAD frente al VHC resulta muy eficaz. Más del 90% de las personas con infección crónica por el VHC pueden curarse con un tratamiento de ocho semanas con glecaprevir/pibrentasvir (Maviret®) o de 12 semanas con sofosbuvir/velpatasvir (Epclusa®). Sin embargo, la infección aguda o reciente por el VHC suele ser más fácil de tratar y probablemente este hecho podría favorecer la adherencia, por lo que los investigadores han evaluado la eficacia de pautas de tratamiento basadas en AAD más cortas.

Un estudio de tamaño reducido realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) demostró que un tratamiento de seis semanas con Maviret® era una opción terapéutica altamente eficaz que permitía alcanzar la curación a casi todas las personas que habían adquirido el VHC en el último año (véanse La Noticia del Día 11/06/20 y 28/06/22).

Con el objetivo de determinar si las infecciones agudas o recientes por VHC se podrían tratar y curar con un tratamiento más corto, el equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur realizó el estudio piloto, internacional, multicéntrico y abierto TARGET3D, que incluyó a 23 participantes con infección o reinfección reciente por hepatitis C. El estudio se cerró antes de tiempo debido a COVID-19 con un número de participantes inferior al previsto.

En el estudio, la infección primaria reciente por hepatitis C se definió como haber dado positivo en la prueba de anticuerpos del VHCARN del VHC en los seis meses previos a la inscripción y haber presentado una seroconversión de anticuerpos del VHC en los últimos 18 meses o síntomas de hepatitis aguda o elevación de las enzimas hepáticas en los últimos 12 meses. La reinfección reciente se definió como haber dado positivo en una nueva prueba de ARN del VHC en los seis meses anteriores a la inscripción, junto con pruebas de una eliminación espontánea previa del VHC o de un tratamiento satisfactorio.

La mayor parte de los participantes eran hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH), algunos de los cuales están más expuestos al VHC por sus conductas sexuales y/o de uso de drogas. La edad media era de 46 años. Más de la mitad de los participantes (57%) tenían antecedentes de haberse inyectado drogas alguna vez, pero el 61% afirmaron no haberlo hecho en los últimos seis meses. Aproximadamente dos tercios tenían una infección primaria reciente, mientras que un tercio tenía una reinfección reciente.

La duración media estimada de la infección fue de 17 semanas. La mayor parte de los participantes tenían el genotipo 1 del VHC (78%), pero cinco personas tenían los genotipos 2, 3 o 4. La mayoría (70%) también tenían el VIH.

La totalidad de los participantes fueron tratados con glecaprevir/pibrentasvir una vez al día durante cuatro semanas, completando el tratamiento todos ellos. El criterio de valoración principal del estudio fue la respuesta virológica sostenida, es decir, el ARN del VHC indetectable de forma continuada a las 12 semanas de haber finalizado el tratamiento (RVS12), lo que se considera una curación de la hepatitis C.

Al final del tratamiento, 20 participantes (87%) habían logrado la supresión viral. Pero a las 12 semanas del tratamiento, sólo 18 (78%) en total y el 82% de los que completaron el seguimiento habían alcanzado una respuesta virológica sostenida. Esta cifra fue sustancialmente inferior a las tasas de curación global del 90% y por protocolo del 96% observadas en el estudio anterior sobre el tratamiento con Maviret® durante seis semanas.

Se registraron cuatro casos de fracaso virológico, confirmándose mediante secuenciación genética que todos ellos eran recaídas y no reinfecciones. Dos de los cuatro casos tuvieron una respuesta sostenida a las cuatro semanas del tratamiento, pero recayeron posteriormente. Todos los casos que recayeron tenían una carga viral del VHC elevada, superior a 6,5 log UI/mL (es decir, unos 3 millones de copias/mL). Uno de los cuatro comunicó una adherencia subóptima al tratamiento. Tres de los pacientes que recayeron fueron tratados de nuevo con un ciclo de 12 semanas con sofosbuvir/velpatasvir o grazoprevir/elbasvir (Zepatier®); dos se curaron y uno se perdió durante el seguimiento.

Los investigadores indicaron que glecaprevir/pibrentasvir (Maviret®) durante cuatro semanas fue seguro y bien tolerado entre las personas con infección aguda y reciente por el VHC, pero la eficacia fue inferior a la observada con una mayor duración del tratamiento (igual o superior a seis semanas). Actualmente, se están realizando estudios para buscar biomarcadores que puedan predecir quién puede curarse con un tratamiento más corto.

Con anterioridad, los expertos solían recomendar esperar seis meses tras la infección por el VHC para comprobar si el sistema inmunitario eliminaba el virus de forma natural (eliminación espontánea), lo que ocurre en alrededor de un tercio de las personas (aunque menos entre las coinfectadas por el VIH; véase La Noticia del Día 11/10/22). Pero tratar la hepatitis C lo antes posible rompe las cadenas de transmisión, algo esencial para la consecución de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud -OMS- (véase La Noticia del Día 08/07/19), que contemplan que el VHC deje de ser una amenaza para la salud pública para el año 2030. Además, los nuevos fármacos AAD frente al VHC son seguros y bien tolerados, por lo que existen pocos inconvenientes, aparte del coste.

Como conclusión, los investigadores señalan que el tratamiento de la infección reciente o aguda por el VHC es necesario para su eliminación y que es preciso asegurarse de que todas las personas con una infección por hepatitis C son tenidas en cuenta para que reciban el tratamiento con AAD, independientemente de la duración de la infección.

Fuente:POZ / Elaboración propia (gTt-VIH).
ReferenciaGail Matthews, MBBS PhD, Kirby Institute. Treatment of Recently Acquired Hepatitis C With the 3D Regimen or G/P (TARGET3D). ClinicalTrials.gov Identifier: NCT02634008.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD