Buena tolerabilidad de cabotegravir y rilpivirina de acción prolongada y administración intramuscular tras 96 semanas de seguimiento

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Todas las reacciones en el punto de inyección fueron de intensidad leve o moderada y su incidencia fue descendiendo conforme se alargaba el seguimiento

Un estudio publicado en Open Forum Infectious Diseases ha concluido que las personas con el VIH toleran bien a medio plazo la biterapia de acción prolongada y administración inyectable formada por cabotegravir y rilpivirina (Vocabria® y Rekambys®, respectivamente).

Al ser preguntadas sobre cómo les gustaría mejorar su terapia antirretroviral para hacerla más conveniente, muchas personas con el VIH abogan por pautas de administración no diaria. Para estas personas, la aprobación de cabotegravir/rilpivirina de acción prolongada y administración inyectable, con su pauta de administración bimestral, supuso un avance importante en la línea de sus preferencias.

Uno de los aspectos que aún generan preocupación sobre esta terapia, además del riesgo de desarrollo de resistencias (véase La Noticia del Día 06/05/2024), son las reacciones en el punto de inyección. Para ahondar en este asunto, un equipo de investigadores analizó de forma conjunta datos de seguridad de participantes en estudios de fase III con la biterapia de acción prolongada y administración intramuscular. Los datos disponibles permitieron medir la tolerabilidad de cabotegravir/rilpivirina a las 96 semanas de iniciar el tratamiento y, además, contaron con datos de sondeos cumplimentados por las enfermeras que administraron el tratamiento sobre las técnicas de inyección óptimas para esta terapia antirretroviral.

La población del estudio estuvo formada por 937 pacientes sin experiencia en tratamientos de administración no diaria, de los que finalmente 920 recibieron el tratamiento. La mediana de la edad de los participantes era de 39 años, el 22% eran mujeres, el 15% eran de etnia negra y el índice de masa corporal promedio era de 24,9 Kg/m2

Durante las 34.939 inyecciones administradas durante el estudio se documentaron 8.453 casos de reacciones en el punto de inyección. El efecto adverso de este tipo más frecuente fue el dolor en el punto de inyección (20% de los casos). En el 1% de los participantes tuvieron lugar nódulos. Otros efectos adversos tales como molestias, hinchazón o endurecimiento cutáneo presentaron frecuencias inferiores al 1%. Estos hallazgos fueron similares en todas las áreas geográficas. Las reacciones en el punto de inyección fueron ligeramente más probables con rilpivirina (22% de los casos) que con cabotegravir (18%).

La totalidad de las reacciones adversas en el punto de inyección fueron de grado 1 (83%) o 2 (17%), es decir, de intensidad leve o moderada.

Las tasas de interrupción del tratamiento por reacciones en el punto de inyección fueron superiores en personas asiáticas (10%) que en personas de etnia blanca (2%) o negra (inferior al 1%)

La mediana de la duración de las reacciones en el punto de inyección fue de 3 días y en el 87% de los casos la duración fue inferior a una semana. Los 28 eventos registrados como “sin recuperación completa” incluyeron dolor (32% de los casos), picor (25% de los casos), molestias (7% de los casos), endurecimiento (4% de los casos), nódulos (21% de los casos), fibrosis (7% de los casos) y necrosis (4% de los casos).

Los nódulos fueron algo más frecuentes en mujeres que en hombres; en personas de etnias minoritarias fueron más frecuentes que en personas de etnia negra, blanca o asiática. También fueron más frecuentes en personas con pauta de administración mensual que en pautas bimestrales.

Las reacciones en el punto de inyección por dolor fueron más frecuentes en hombres (21%) que en mujeres (17%); en personas con índice de masa corporal (IMC) inferiores a 30 Kg/m2 (21%) fueron más frecuentes que en IMC superiores a dicha cifra (16%) y en personas de etnia blanca (21%) fueron más frecuentes que en aquellas de etnia negra (13%).

Las tasas de reacciones en el punto de inyección fueron disminuyendo durante el seguimiento, pasando del 71% en las primeras 4 semanas al 24% a las 48 semanas y al 15% a las 96 semanas.

Un total de 181 enfermeras completaron el sondeo sobre técnicas óptimas de inyección. Los aspectos técnicos con mejores resultados fueron una velocidad de administración lenta (referido por el 66% de las encuestadas), las inyecciones a temperatura ambiente (referido por el 58% de las encuestadas), la relajación del glúteo antes de la inyección (referido por el 53% de las encuestadas) y la distracción del paciente (referido por el 34% de las encuestadas).

A pesar de las limitaciones del estudio -su diseño abierto y su grado de seguimiento variable según el participante- los presentes resultados apuntan a que que cabotegravir/rilpivirina inyectable está siendo una terapia con buenos niveles de tolerabilidad.

Fuente: Infectious Disease Advisor / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia:
Teichner P, Chamay N, Elliot E, et al. Cabotegravir + rilpivirine long-acting: overview of injection guidance, injection site reactions, and best practices for intramuscular injection administration. Open Forum Infect Dis. Published online May 25, 2024. doi:10.1093/ofid/ofae282.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD