Pese a su reducción, la incidencia de casos de hepatitis C en Europa continuará siendo elevada en los próximos años

Jordi Piqué
Ver otras noticias

La alta prevalencia del VHC en usuarios de drogas inyectables y hombres GBHSH requerirá impulsar y mejorar los programas de reducción de daños y diversificar la oferta de cribado

En 2021 se notificaron 14.560 casos de hepatitis C en los 29 Estados miembros de la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo (UE/EEE). De acuerdo con el último informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), excluyendo a Hungría, que solamente notificó casos de infección aguda por el virus de la hepatitis C (VHC), el número de casos (n= 14.550) corresponde a una tasa bruta de 4,1 casos por 100.000 habitantes. No se comunicaron datos de Francia.

De los casos notificados, el 7% (n= 987) se clasificaron como casos de hepatitis C aguda, el 35% (n= 5.029) como casos de hepatitis C crónica y el 55% (n= 8.051) como casos de hepatitis C “desconocida”. El 3% de los casos (n= 493) no se pudieron clasificar debido a que tenían un formato de datos incompatible.

Este informe se basa en los datos de 2021 extraídos de la Base de Datos Conjunta del Sistema de Vigilancia Europeo (TESSy, en sus siglas en inglés) el 7 de diciembre de 2022. Incluye datos sobre los nuevos casos diagnosticados de infección por el VHC comunicados por los países de la UE/EEE al ECDC.

El número total de casos fue sustancialmente menor en 2020 y 2021 en comparación con los años anteriores. Las tasas específicas de cada país oscilaron entre menos de 0,5 casos por 100.000 habitantes (Bulgaria, Grecia e Italia) y 58 casos por 100.000 habitantes (Luxemburgo). Un total de 22 países pudieron proporcionar datos sobre casos de hepatitis C aguda, registrándose una tasa de casos notificados de 0,3 por 100.000 habitantes (que van desde <0,1 en Croacia, Chipre, Dinamarca, Grecia, Islandia, Malta, Polonia Rumanía y Eslovenia hasta 1,9 por 100.000 en Suecia).

Veintiún países comunicaron datos sobre infecciones crónicas por el VHC. La tasa de casos notificados de infección crónica fue de 1,9 por 100.000 habitantes (que van desde <0,1 en Islandia, Luxemburgo, Malta, Polonia y Rumanía hasta 35,5 en Letonia). La tasa de casos clasificados como “desconocidos” osciló entre 0,0 casos por 100.000 habitantes en Grecia e Italia y 58,0 en Luxemburgo. Las tasas globales de notificación fueron más elevadas en los países del norte y oeste de Europa que en los del sur.

En 2021 se comunicaron 9.578 casos de hepatitis C en hombres (5,2 casos por 100.000 habitantes) y 4.922 en mujeres (2,6 casos por 100 000 habitantes), excluyendo a los países que solo informaron de casos de hepatitis C aguda. Esto corresponde a una proporción hombre-mujer de 2:1. Las tasas fueron más elevadas entre los hombres que entre las mujeres en todas las franjas de edad por encima de los 20 años. El grupo de edad más afectado fue el de 35 a 44 años entre los hombres (10,7 casos por 100.000 habitantes). Entre las mujeres, la tasa más alta (3,8 casos por 100.000 habitantes) se observó entre las de 25 a 34 años, pero la diferencia con respecto a otros grupos de edad fue menos pronunciada.

Los datos relativos a la vía de transmisión más probable de la hepatitis C solo estaban completos para el 32% de los casos en 2021. La vía de transmisión comunicada con más frecuencia fue el consumo de drogas inyectables. El porcentaje de transmisión atribuible al consumo de drogas inyectables entre los casos con una vía de transmisión conocida fue del 61% entre casos de hepatitis C aguda y del 70% entre casos clasificados como hepatitis C crónica. La segunda vía de transmisión más frecuente entre los casos de infección aguda por el VHC fueron las relaciones sexuales entre hombres, que representaron el 13% de los casos de hepatitis C aguda con información sobre la vía de transmisión.

El número de nuevos casos de hepatitis C diagnosticados en los países europeos sigue siendo elevado, registrándose una variación considerable entre las tasas específicas de cada país. Se calcula que 3,9 millones de personas están infectadas crónicamente por el VHC en los países de la UE/EEE, y las estimaciones nacionales de prevalencia de anticuerpos frente a la VHC en la población general oscilan entre el 0,1% y el 5,9%. Aunque la incidencia de nuevas infecciones ha disminuido en muchos países europeos debido a la aplicación de estrategias de prevención dirigidas a la transmisión a través del consumo de drogas inyectables y la atención sanitaria, y posiblemente también al impacto del despliegue de programas de tratamiento para curar la infección, los modelos sugieren que la morbimortalidad seguirá aumentando.

El número de países que comunican datos sobre vigilancia de la hepatitis C ha aumentado en los últimos años, pero el análisis e interpretación de los datos siguen siendo difíciles por la falta de datos completos y la heterogeneidad de los sistemas nacionales de vigilancia. Aunque ha aumentado el número de países que utilizan las definiciones de casos de la UE de 2012 o 2018, ocho países aún no utilizan estas definiciones actualizadas, lo que dificulta la capacidad de comparar los datos entre países. La exhaustividad de los datos de diferentes variables sigue siendo baja. Los países tienen dificultades para definir los casos de hepatitis C como agudos o crónicos y la mayoría de los casos notificados se clasifican como “desconocidos”. Es probable que la mayoría de los casos “desconocidos” sean infecciones crónicas, ya que la hepatitis C aguda es difícil de diagnosticar y la mayoría de los casos se identifican a través del cribado.

La variación en las tasas de notificación entre países está probablemente relacionada con las diferencias en las prácticas locales de cribado, ya que la hepatitis C es en la mayoría de los casos asintomática. De hecho, muchos países de Europa septentrional y occidental, como los Países Bajos, que cuentan con amplios programas de cribado dirigidos a poblaciones en situación de riesgo, registran las tasas de notificación más elevadas de la UE y el EEE, pero también se sabe, por las encuestas serológicas, que tienen estimaciones de prevalencia bajas.

Los países de Europa oriental y sudoriental registran las tasas más bajas de casos notificados, pero algunas de las estimaciones de prevalencia más elevadas. Esta discrepancia pone de relieve el reto que supone interpretar los datos de vigilancia de la hepatitis C y la importancia de tener en cuenta otras fuentes de información, como las prácticas locales de detección y las estimaciones de seroprevalencia. La tasa de casos diagnosticados fue sustancialmente inferior en 2020 y 2021 en comparación con años anteriores. Esto puede ser el resultado de una combinación de cambios en las conductas de búsqueda de atención sanitaria y en las prácticas de realización de pruebas durante la pandemia de COVID-19.

Aunque los programas de reducción de daños y, más recientemente, el tratamiento con antivirales de acción directa (AAD) frente al VHC pueden haber contribuido a reducir significativamente la transmisión en muchos países, la carga de infección sigue siendo elevada entre usuarios de drogas inyectables, lo que subraya la necesidad de programas de reducción de riesgos. Entre los casos de infección aguda por el VHC, las otras principales vías de trasnsmisión indicadas incluían la transmisión nosocomial y transmisión entre hombres gais, bisexuales y otros hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres (GBHSH).

Para alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de eliminar las hepatitis víricas como amenaza para la salud pública en 2030 (véase La Noticia del Día 03/09/20), se requerirá una ampliación significativa de las intervenciones clave, que incluyan la prevención de la transmisión del VHC entre personas usuarias de drogas inyectables y el aumento de la realización de pruebas con derivación a la atención y el tratamiento de la hepatitis C. Para ello, es fundamental que los países tengan acceso a información epidemiológica sólida para planificar y supervisar programas eficaces de prevención y control. Para conseguirlo, el ECDC está colaborando estrechamente con los Estados miembros de la UE/EEE para mejorar la calidad de los sistemas de vigilancia de la hepatitis C locales.

FuenteECDC /Elaboración propia (gTt-VIH).
ReferenciaEuropean Centre for Disease Prevention and Control. Introduction to the Annual Epidemiological Report. In: ECDC. Annual epidemiological report for 2017. Stockholm: ECDC; 2017 [cited 10 December 2018]. Available at: http://ecdc.europa.eu/annual-epidemiological-reports/methods

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD