El cuidado integral de las personas mayores con el VIH debería incluir el cribado y la atención a la demencia asociada a la edad

Juli Amadeu Àrias
Ver otras noticias

Se estima que esta condición podría reducir la esperanza de vida de los hombres con el VIH en cuatro años y la de las mujeres seropositivas casi en nueve

Cerca de 400.000 personas con el VIH en EE UU tienen más de 55 años y se encuentran en riesgo de padecer demencias asociadas a la edad, incluyendo Alzheimer y problemas vasculares asociados al deterioro cognitivo y demencia. Según un estudio estadounidense, cuyos resultados se han publicado en AIDS, la demencia asociada a la edad podría hacer que la esperanza de vida de los hombres con el VIH se redujera en cuatro años y la de las mujeres seropositivas en nueve.

La esperanza de vida de las personas con el VIH aumentó drásticamente tras la llegada de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) en la segunda mitad de la década de 1990. Desde aquel momento hasta ahora, el perfeccionamiento del tratamiento antirretroviral (que cada vez proporciona mayores niveles de eficacia, seguridad y tolerabilidad) diversos estudios han ido apuntando hacia una esperanza de vida cada vez más elevada en la población con el VIH, acercándose casi a la de la población general (véase La Noticia del Día 29/05/2023).

Asimismo, diversos estudios han relacionado los factores de riesgo de desarrollar demencia –incluidas las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial, la diabetes y el aislamiento social– como más probables en las personas con el VIH. Además, el grupo de edad de personas con el VIH de más rápido crecimiento en EE UU es el de mayores de 65 años. Así, una de las recomendaciones sería incluir el cribado de la demencia como parte de la atención integral rutinaria que se ofrece a la población con el VIH que se hace mayor (véase La Noticia del Día 14/06/2023).

Mediante una simulación por ordenador que integró los modelos CEPAC y AgeD-Pol, los investigadores quisieron evaluar las consecuencias del envejecimiento tanto en personas con y sin el VIH. El equipo investigador simuló dos cohortes de hombres y mujeres de al menos 60 años: tanto personas con el VIH como población general de EE UU. Utilizando datos y métodos validados previamente en otros estudios, el equipo investigador planteó al inicio de la simulación que el 75% de las personas con el VIH estarían en tratamiento antirretroviral (al menos el 70% de las cuales tendrían supresión viral); el recuento medio de CD4 sería de 600 células/mm 3 y el 25% de las personas con el VIH no tomarían tratamiento antirretroviral; con un recuento promedio de células CD4 de 325 células/mm 3.

En la simulación se tuvo en cuenta que una pequeña parte de personas con el VIH dejaría de visitar su clínica y abandonaría el tratamiento antirretroviral. Sin embargo, algunas de estas personas eventualmente volverían a involucrarse con su cuidado y tratamiento. Entre otras barreras estructurales, el equipo investigador incorporó variantes como: muertes debido al consumo de sustancias, el racismo sistémico o la pobreza. Los resultados proyectados incluyeron la incidencia acumulada de demencias asociadas a la edad, la esperanza de vida y los años de vida ajustados en función de la calidad (QALY, en sus siglas en inglés; una medida de estado de la salud, que considera tanto la cantidad como la calidad de vida ), así como sobre el envejecimiento prematuro de la población con el VIH.

Teniendo en cuenta la calidad de vida de vida relacionada con la edad y la demencia asociada a la edad, las personas con el VIH de 60 años tendrían una esperanza de vida más baja (QALY): 17,4 años (14,1 QALY) para hombres y 16,8 años (13,4 QALY) para mujeres, respectivamente, en comparación con la población general –hombres, 21,7 años (18,4 QALY) y mujeres, 24,7 años (20,2 QALY)–. La incidencia acumulada de las demencias asociadas a la edad fue más sensible a la mortalidad no relacionada con el VIH.

Según los investigadores, la reducción de la esperanza de vida entre las personas con el VIH probablemente se debe a uno o más de los siguientes factores (algunos de los cuales son más comunes en personas seropositivas debido a una combinación de riesgo compartido, trauma, estigma y discriminación): tabaquismo, desorden de consumo de sustancias, enfermedad mental grave o determinantes sociales de la salud. Los responsables de la investigación también señalaron que las infecciones potencialmente mortales son más comunes entre las personas con el VIH que no están tomando el tratamiento antirretroviral.

Para mejorar la esperanza de vida y reducir el riesgo de demencia asociada a la edad, los investigadores de Harvard afirmaron que las intervenciones para contrarrestar los determinantes sociales desfavorables de la salud, reducir el consumo de tabaco y tratar el trastorno por consumo de sustancias son esenciales.

Otro estudio del norte de California entre personas del sistema de salud Kaiser Permanente (consorcio estadounidense de asistencia sanitaria) comparó el riesgo de demencia en 13.296 personas con el VIH y 155.354 personas sin el VIH de 2000 a 2016. Los investigadores descubrieron que el riesgo general de demencia entre las personas con el VIH prácticamente duplicaba al de las personas seronegativas.

Algunas de las recomendaciones del equipo investigador de Harvard, realizadas tras analizar los resultados de su estudio, son la necesidad de apoyar a las personas con el VIH a superar las barreras estructurales (entre ellas la del acceso a la asistencia sanitaria), la necesidad de incluir en los sistemas nacionales de salud asesoramiento sobre la detección del deterioro cognitivo o el desarrollo de programas y servicios de apoyo para el envejecimiento de las personas con el VIH por parte de las administraciones.

Fuente: Catie.ca/Elaboración propia (gTt-VIH)

Referencias: Hyle E, Wattananimitgul N, Mukerji S, et al. Age-associated dementia among older people aging with HIV in the US: a modeling study. AIDS. Published online 2024 Feb. 08. doi: 10.1097/QAD.0000000000003862

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD