Las personas que controlan la carga viral sin tratamiento presentan una elevad tasa de infecciones no relacionadas con sida

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Las conclusiones de un estudio que hizo un seguimiento a esta población sugieren la necesidad de iniciar el tratamiento tras una evaluación personalizada

Las personas con VIH capaces de mantener un control de la carga viral de forma natural sin necesidad de tomar un tratamiento antirretroviral fueron hasta dos veces más propensas a desarrollar problemas de salud no relacionados con sida (especialmente infecciones) en comparación con personas seronegativas, lo que plantea la necesidad de evaluar la necesidad de inicio de tratamiento de estas personas tras una evaluación individualizada de sus características, según las conclusiones de un estudio publicado en Open Forum Infectious Diseases.

Sin tratamiento, las personas con el VIH mantienen una carga viral importante y experimentan una progresión de la infección que, con los años, les lleva a tener un sistema inmunitario comprometido (lo que se conoce como fase sida). Sin embargo, existe un pequeño grupo de personas con el VIH (en torno al 1% del total) que son capaces de mantener una carga viral muy baja sin necesidad de tratamientos antirretrovirales. A pesar de ello, estas personas siguen experimentando una activación inmunitaria y una inflamación persistentes que pueden dar lugar a que desarrollen una gran variedad de problemas de salud.

Para arrojar más luz sobre la evolución de la salud de las personas controladoras espontáneas, un equipo de investigadores francés decidió comparar los resultados clínicos entre 227 personas que controlaban el VIH de forma espontánea y 328 personas con cargas virales típicas procedentes de dos cohortes francesas. Las personas del primer grupo (controladoras) habían tenido el VIH durante al menos cinco años, nunca habían tomado tratamiento antirretroviral y contaban con al menos cinco mediciones consecutivas de carga viral por debajo de 400 copias/mL. Las personas incluidas en el segundo grupo iniciaron el tratamiento en el mes siguiente a haber recibido un diagnóstico agudo o primario de VIH, habían alcanzado una carga viral indetectable en 12 meses y habían mantenido la carga viral indetectable durante al menos cinco años.

En el grupo de personas controladoras, aproximadamente la mitad habían recibido el diagnóstico de VIH en el año 2000 o con anterioridad. La mediana de edad de las personas de este grupo fue de 45 años, el 57% eran mujeres, el 59% eran de raza blancas y el 38%, de raza negra. Algo menos de la mitad (46%) también dio positivo en las pruebas del virus de la hepatitis B (VHB), y el 6% dio positivo en las pruebas del virus de la hepatitis C (VHC). En cuanto a las características del otro grupo, la mitad habían recibido su diagnóstico entre el periodo entre 2008 y 2013. Su mediana de edad era de 42 años, la mayoría (86%) eran hombres, más del 90% eran de raza blanca y solo el 7% de raza negra. En cuanto a las pruebas de hepatitis B, el 22% dio positivo y el 3% dio positivo en la prueba de hepatitis C.

En ambos grupos los recuentos de CD4 y CD8 eran elevados (por encima de 700 células/mm3) y un porcentaje similar (17% y 14%, de forma respectiva) presentaban niveles de CD4 por debajo de 500 células/mm3. Durante el seguimiento, el 11% de las personas del grupo de controladoras del VIH experimentaron uno o más blips de carga viral (repuntes temporales), frente a sólo el 2% en el grupo tratado.

En el estudio se hizo un seguimiento de los eventos clínicos no incluidos en la definición de sida, como por ejemplo infecciones no relacionadas con sida, cánceres, problemas óseos o problemas de índole cardiaco, hepático, pulmonar y psiquiátrico.

Durante el periodo de seguimiento, se comprobó que 68 personas del grupo de controladores del VIH y 62 personas en el grupo que recibía tratamiento antirretroviral experimentaron acontecimientos no definitorios de sida, lo que supuso unas tasas de incidencia global de 7,8 y 5,2 acontecimientos por cada 100 persona-meses, de forma respectiva. Las tasas de eventos de índole cardiovascular, pulmonar, hepático y psiquiátricos y de neoplasias malignas no relacionadas con sida fueron similares en ambos grupos. En ambos grupos, los problemas de salud no relacionados con sida más frecuentes fueron las infecciones (ninguna de las cuales fue grave ni requirió hospitalización), pero se registraron con el doble de frecuencia en el grupo de controladores del VIH que en el otro (4,1 frente a 1,9 por 100 cada persona-meses).

Al tener en cuenta otros posibles factores de confusión, como los de tipo demográfico o las características inmunológicas, el análisis reveló que el único factor asociado al hecho de sufrir eventos clínicos no definitorios de sida en ambos grupos fue tener una mayor edad, mientras que la coinfección por hepatitis B o C no tuvo ningún efecto aparente.

El estudio demostró que las personas denominadas controladoras del VIH tuvieron el doble de probabilidad de experimentar acontecimientos no definitorios de sida que las personas con carga viral indetectable que recibían terapia antirretroviral. El hecho de tener una mayor edad se asoció con la aparición de acontecimientos no definitorios de sida, independientemente de los parámetros inmunitarios o virológicos.

En este estudio no se pudo determinar qué papel cumplía la activación inmunitaria, ya que únicamente se disponía de datos procedentes de un subconjunto de participantes. Sin embargo, en estudios anteriores se había comprobado que algunas de estas personas controladoras del VIH presentaban un nivel detectable de activación inmunitaria y mostraban biomarcadores inflamatorios

Los autores sugieren que sus resultados no implican necesariamente que se deba ampliar la indicación de la terapia antirretroviral a estas personas, sino que debería adoptarse un enfoque personalizado que evalúe caso por caso teniendo en cuenta resultados clínicos como los acontecimientos no definitorios del sida, además de la activación inmunitaria.

Fuente: POZ/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Manto C, Castro-Gordon A, Goujard C, et al. Non-AIDS-Defining Events in Human Immunodeficiency Virus Controllers Versus Antiretroviral Therapy–Controlled Patients: A Cohort Collaboration From the French National Agency for Research on AIDS CO21 (CODEX) and CO06 (PRIMO) Cohorts. Open Forum Infectious Diseases, Volume 10, Issue 2, February 2023, ofad067, https://doi.org/10.1093/ofid/ofad067

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD