El compromiso estadounidense antiprostitución afecta a la prevención del VIH

Adam Legge

El “compromiso antiprostitución” del Gobierno estadounidense está restringiendo los programas de prevención del VIH para aquellas personas que intentan protegerse, según una nueva revisión de la financiación del VIH/SIDA de EE UU. En enero de 2003, el presidente de EE UU, George Bush, anunció que concedería 15.000 millones de dólares dirigidos a programas para abordar la epidemia de VIH/SIDA. Pero para poder recibir estos fondos, las organizaciones deben mostrar que tienen políticas que se oponen explícitamente a la prostitución y al tráfico sexual. Este denominado “compromiso antiprostitución” podría estar creando más problemas de los que resuelve, según un análisis publicado en la revista PLoS Medicine y escrito por Chris Beyrer, director del Centro para la Salud Pública y los Derechos Humanos de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de la John Hopkins en Baltimore (EE UU), junto con la coordinadora superior de investigación del centro, Nicole Franck Masenior.

Los autores analizaron los indicios científicos de las estrategias que reducen de forma eficaz las tasas de VIH entre trabajadores sexuales y descubrieron un número sustancial de estudios que sugieren que el empoderamiento, la organización y la sindicación de los trabajadores sexuales pueden constituir una estrategia eficaz de prevención del VIH. También puede reducir otros riesgos relacionados con el trabajo sexual, incluyendo la violencia, el acoso policial, los embarazos no deseados y el número de trabajadores sexuales menores de edad.

Pero existen indicios de que el compromiso antiprostitución ha afectado a varios programas fuera de EE UU, como el Proyecto Loto en Svay Pak (Camboya), afirman los investigadores.

El proyecto ofrecía un abanico de servicios a los trabajadores sexuales, incluyendo atención sanitaria primaria y clases de inglés e informática. Aunque el proyecto fue financiado inicialmente por Médicins Sans Frontières, fue traspasado a una organización local financiada principalmente por la Agencia para Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID). Pero la financiación del proyecto de USAID se cortó después de la intervención de grupos antitráfico sexual financiados por EE UU, a pesar de un estudio que mostraba que sólo un pequeño número de las mujeres sentía que había sido forzada a realizar trabajos sexuales. Este corte de la financiación condujo al cierre del proyecto.

Los autores argumentan que la mezcla que realiza el compromiso entre prostitución y tráfico sexual implica que las mujeres y hombres que venden sexo de forma voluntaria podrían correr el riesgo de sufrir más marginalización y ser menos propensos a obtener los servicios de salud, sociales y educacionales que necesitan para abandonar la profesión. El doctor Beyrer afirma: “Aunque el trabajo sexual puede ser considerado por algunos como algo inherentemente degradante, es un hecho que en muchos entornos los trabajadores sexuales deciden seguir trabajando y demandan prevención y otros servicios sanitarios”.

“Establecer relaciones de confianza y mostrar cuidado en el suministro de herramientas necesarias para mantenerse con vida a los trabajadores sexuales, sean condones, counselling o atención médica, es nuestra obligación como profesionales de la salud y seres humanos”.

Aunque el compromiso ha sido blanco de un número de objeciones legales en EE UU, existe el riesgo de que también obstaculice los programas nacionales de prevención y control del VIH/SIDA, añaden los autores.

Pueden establecerse paralelismos entre éste y los problemas para implementar programas de prevención del VIH para usuarios de drogas inyectables en EE UU, afirman.

Existen evidencias abrumadoras sobre la eficacia de los programas de intercambio de agujas y jeringuillas como herramientas de prevención del VIH. Pero la organización de estos programas en EE UU se ha visto dificultada por el rechazo del gobierno federal a apoyarlos.

Referencia: Masenior NF and Beyrer C. The US anti prostitution pledge: first amendment challenges and public health priorities. PLoS Med 4(7): e207, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD