Un nivel alto de triglicéridos aumenta el riesgo de sufrir neuropatía en pacientes con VIH

Michael Carter

"Como se identificó que los niveles de triglicéridos constituían un factor de predicción importante de sufrir una neuropatía sensorial relacionada con VIH (HIV-SN, en sus siglas en inglés), las intervenciones destinadas a rebajar dichos niveles de lípidos podrían ayudar a reducir la incidencia de HIV-SN, una posibilidad que debería estudiarse en futuros estudios", escriben los investigadores.

El daño en los nervios responsables de las sensaciones (neuropatía sensorial) resulta habitual en pacientes con VIH. Se trata de un problema de salud que puede ser extremadamente doloroso y debilitante, y afecta sobre todo a los pies y la parte inferior de las piernas.

Antes de que se dispusiera de una terapia antirretroviral eficaz, el desarrollo de neuropatías estaba relacionado con un recuento bajo de células CD4 y una viremia elevada. La neuropatía también se ha asociado con el tratamiento basado en algunos de los fármacos anti-VIH más antiguos (especialmente d4T, ddC y ddI), aunque se demostró que también influye el uso de estatinas y determinados aspectos del estilo de vida, como el consumo de alcohol.

Estudios llevados a cabo con pacientes que padecían diabetes han permitido establecer que existía una relación entre tener unos niveles elevados de triglicéridos y el desarrollo de neuropatía sensorial. Un gran número de personas seropositivas presentan unos niveles altos de triglicéridos (debido a la infección por VIH o a determinados fármacos antirretrovirales). En consecuencia, un equipo de investigadores del Centro de Investigación Neuroconductual del VIH en San Diego (EE UU) decidió comprobar si el hecho de tener unos niveles altos de triglicéridos estaba asociado con el desarrollo de neuropatía en pacientes con VIH.

El estudio se efectuó en un único centro, tenía un diseño transversal y en el mismo participaron 436 personas con VIH y 55 pacientes controles seronegativos. Todos fueron atendidos entre enero de 2000 y diciembre de 2009.

La mayoría (86%) de los pacientes con VIH eran hombres y su media de edad fue de 47 años. Las tres cuartas partes estaban tomando una terapia antirretroviral y su viremia era indetectable. Su actual recuento mediano de CD4 es de 458 células/mm3.

Los niveles medios de triglicéridos fueron significativamente mayores entre los pacientes con VIH que entre los controles sin el virus (245 mg/dL frente a 160 mg/dL; p <0,001).

Las personas con VIH también fueron más propensas desde el punto de vista significativo que las seronegativas a mostrar signos de neuropatía sensorial (27% frente a 10%).

Entre los factores asociados con el desarrollo de neuropatía en pacientes con VIH se incluyeron tener una mayor edad (p <0,001), una mayor altura (p <0,001), un recuento nadir de CD4 más bajo (p <0,002), presentar diabetes tipo 2 (p <0,01), recibir tratamiento con un inhibidor de la proteasa (p <0,02) y tomar estatinas (p <0,01). De manera sorpresiva, la terapia con medicamentos "d" (d4T, ddC, ddI) no estuvo vinculada con la aparición de neuropatía.

Un análisis más detallado detectó la existencia de una relación independiente entre tener unos niveles altos de triglicéridos y el hecho de sufrir neuropatía.

A partir de su nivel de triglicéridos, los pacientes fueron repartidos en tres grupos: nivel bajo (144 pacientes; triglicéridos por debajo de 141 mg/dL), medio (145 pacientes; nivel entre 142 y 243 mg/dL) y alto (145 pacientes; por encima de 243 mg/dL).

Los pacientes con los niveles más altos de triglicéridos fueron casi tres veces más propensos que los que tenían los niveles más bajos a presentar neuropatía sensorial (cociente de probabilidades [CP]: 2,6; intervalo de confianza del 95% [CI95%]: 1,2 – 5,8).

“Después de realizar ajustes para tener en cuenta los factores concomitantes de tipo clínico y demográfico relacionados con la neuropatía sensorial asociada al VIH, se comprobó que se mantenía el vínculo entre esta dolencia y los niveles elevados de triglicéridos”, recalcan los investigadores.

Se cree que la neuropatía se debe a daños producidos en la mitocondria celular; así, los autores sugieren: “Unos niveles elevados de triglicéridos podrían conducir a una alteración del metabolismo energético de la mitocondria y de la permeabilidad de la membrana”.

Por último, concluyen: “Estos hallazgos ilustran la complejidad patogénica de la HIV-SN, en la que tiene mucha influencia no únicamente la infección por VIH, sino también su tratamiento”.

La atención médica rutinaria del VIH debería incluir un monitoreo periódico de los niveles de lípidos, y el tratamiento para reducirlos no solo podría reducir el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares, sino que también ayudaría a evitar la aparición de neuropatías.

Referencia: Banerjee S, et al. Hypertriglyceridemia in combination antiretroviral-treated HIV-positive individuals: potential impact on HIV sensory polyneuropathy. AIDS 25, online edition: DOI: 10. 10/QAD.0b013e328341dd68, 2010 (Aquí puedes encontrar el abstract de forma gratuita).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD