Enorme descenso en las tasas de VIH en Zimbabue debido al temor a la infección

Keith Alcorn

La gran disminución en el número de personas infectadas por VIH en Zimbabue se debe a un cambio social masivo, a causa del miedo a la infección, según concluye un estudio internacional publicado en la revista PLoS Medicine.

Se llevó a cabo una investigación para dilucidar los motivos por los que la prevalencia de VIH en Zimbabue había disminuido de un 29% en 1997 a un 16% en 2007. Dicho estudio lo realizó un equipo de epidemiólogos del Imperial College de Londres (Reino Unido) y la Facultad de Salud Pública de la universidad de Harvard en Boston (EE UU), en colaboración con el Ministerio de Salud del propio país, el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y ONUSIDA.

El ensayo incluyó hacer un amplio análisis de los datos epidemiológicos, junto con la realización de grupos focales y entrevistas a informantes clave, para examinar distintas posibles explicaciones a la drástica disminución observada en las tasas de prevalencia del VIH. A pesar de que éstas siguen siendo elevadas incluso dentro del propio continente africano, la reducción que ha tenido lugar en Zimbabue es la mayor detectada en todo el África subsahariana.

La incidencia de VIH (es decir, el número de nuevas infecciones que se producen cada año) también se redujo de forma notable, especialmente después del año 2000, pasando de 5 infecciones por cada 100 persona-años a menos de 2 por cada 100 persona-años en 2010.

El profesor Simon Gregson (de la Facultad de Salud Pública del Imperial College de Londres e investigador principal del estudio) afirmó: “Teniendo en cuenta la continua y preocupante tendencia a producirse unas altas tasas de infección por VIH/sida en muchos países del África subsahariana, consideramos que era importante entender el motivo por el que en Zimbabue se ha dado un descenso tan drástico de las mismas. Muy pocos países en el mundo han registrado una disminución en el número de infecciones por VIH y, de las naciones africanas en concreto, se pensaba que Zimbabue era el país con menos probabilidades de experimentar dicho cambio de tendencia. Por esta razón, constituía una necesidad tan urgente el comprender sus causas, tanto directas como subyacentes”.

Los investigadores descartaron la antigua hipótesis de que la crisis económica en Zimbabue y la consiguiente emigración de personas del país podrían haber contribuido a la reducción de la prevalencia del VIH. Señalan que los problemas financieros más graves acontecieron con posterioridad a 2002, cuando los cambios en el comportamiento ya estaban en marcha.

Para que la emigración permitiera explicar la gran disminución en la prevalencia, la mayoría de las personas emigrantes tendría que tener VIH. Sin embargo, en el Reino Unido se ha comprobado que la prevalencia del virus entre las mujeres embarazadas procedentes de Zimbabue alcanzó su máximo a principios de la década de 2000, llegando a un 12%, menos de la mitad del nivel registrado en la población femenina que permanecía en Zimbabue.

El grado del uso de preservativos no parece haber aumentado de forma notable después de 1999 (Zimbabue ya presentaba un alto nivel de empleo de condones a mediados de la década de 1990). Este nivel siguió siendo bajo en las relaciones habituales.

Los autores coinciden ahora en que el cambio se vio impulsado por el gran aumento de las muertes por sida que se dio a partir de mediados de la década de 1990. El número de fallecimientos alcanzó su punto máximo entre 2000 y 2005 en Zimbabue, y los grupos focales se muestran de acuerdo en que el factor crucial en el cambio de comportamiento individual había sido el ver morir a alguien por causa del sida. Eso hizo que la población tuviera miedo de adquirir el VIH, y condujo a una reducción en el número de parejas ocasionales.

Por ejemplo, los grupos focales dijeron a los investigadores que los grandes cambios en las pautas de comportamiento sexual comenzaron a producirse en el país a partir de finales de la década de 1990, de modo que el hecho de acudir a profesionales del sexo o tener una infección de transmisión sexual pasó a considerarse algo vergonzoso, más que un motivo de orgullo entre los hombres.

Estas afirmaciones se ven respaldadas por los datos procedentes de diversos sondeos que evidencian la existencia de un descenso en el número de parejas sexuales entre 1998 y 2005, junto con una disminución en la cantidad de hombres que declararon haber pagado por mantener relaciones sexuales.

El descenso en la prevalencia del VIH podría haber sido mayor en Zimbabue que en otros países de la zona debido al elevado nivel educativo y la gran tasa de matrimonios, sobre todo entre los varones que viven en zonas urbanas, que son los que presentaron el mayor grado de cambio en su comportamiento. El 60% de los hombres que habitan en la ciudad con edades entre 17 y 43 años en Zimbabue estaban casados en 2005, frente a menos del 20% en Namibia, Mozambique y Botsuana, según se refleja en los sondeos efectuados entre 2000 y 2003.

Del mismo modo, más del 80% de los hombres de Zimbabue en la franja de edad de 17 a 43 años habían recibido algún tipo de educación secundaria, frente al 50% en Malaui y aproximadamente el 60% en Botsuana y Zambia. El nivel educativo ayudó a que las personas entendieran y aceptaran los mensajes sobre transmisión y prevención del VIH, mientras que el matrimonio les ayudó a actuar conforme a los mensajes de “mantener la fidelidad” incluidos en las campañas preventivas. Zimbabue cuenta con una tasa de matrimonios superior a la de la mayoría de sus países vecinos.

También es posible que haya influido la naturaleza integral de las actividades de prevención, sugieren los investigadores. A pesar de que las personas encuestadas no pudieron identificar una actividad preventiva específica que hubiera tenido un impacto sobre su comportamiento, los autores plantean la posibilidad de que la combinación de actividades haya llevado a que se produjera ‘un punto  de inflexión’ que fomentó un cambio generalizado. A finales de la década de 1990, se hicieron muy populares los mensajes referentes al VIH.

La atención domiciliaria a las personas con sida, promovida por el gobierno, también puede haber influido en la sociedad debido a que, como resultado de ello, gran número de personas fueron testigos del fallecimiento de parientes o vecinos. Por el contrario, los pacientes con sida en Botsuana recibieron atención hospitalaria.

Los autores indican que la reducción en el número de parejas desempeñó un papel crucial y tiene que ocupar un papel central en las campañas de prevención. En la actualidad, los esfuerzos preventivos realizados por los sectores públicos y privados en Zimbabue están lanzando unas advertencias más enérgicas respecto al número de parejas y el mantener varias relaciones al mismo tiempo, un modelo que ha sido adoptado en Suazilandia.

El doctor Timothy Hallett, también de la Facultad de Salud Pública del Imperial College de Londres y un investigador del estudio, declaró: “La epidemia de VIH sigue teniendo un gran tamaño y, así, hoy en día más de uno de cada diez adultos está infectado. Esperamos que, tanto Zimbabue como otros países del África meridional, puedan aprender de estas lecciones y reforzar los programas preventivos para conseguir una reducción todavía mayor en el número de infecciones”.

Referencia: Halperin DT, et al. A surprising prevention success: Why did HIV epidemic decline in Zimbabwe? PLoS Medicine 8 (2): e1000414. (En esta dirección podrás encontrar el texto completo).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD