Las secuelas del VIH

Camilo

Yo siempre he sabido -o creído saber- cómo manejar las situaciones que se me presentan, pero ahora no estoy tan seguro.

Me diagnosticaron hace 2,5 años [el VIH] y aunque ya estoy indetectable, siento que mi cuerpo hace implosión lentamente y con esto quita el soporte para mi estabilidad emocional. Cuando me diagnosticaron, no vi la mayor importancia a la enfermedad. "Hay otras peores, ¿no?", pensé en ese entonces. Pero con el tiempo me di cuenta de que esto estaba "capando" mi vida sentimental. Ya no podía empezar a hablar con alguien sin pensar en el momento en que le tuviera que contar que estaba infectado. ¿Qué iba a pensar esta persona sobre mí? ¿Y si lo contaba a más personas? ¿Qué percepción iban a tener los demás? Mi reputación se iría al carajo.

Y bueno, a esto se suma el hecho de que he sufrido de ansiedad leve, pero con la universidad y el trabajo, esta se incrementó mucho más, hasta ahora. Pude terminar mi carrera, pero siento que las secuelas de la enfermedad se hacen cada vez mayores, sumadas al estrés y la ansiedad no me van a dejar vivir mucho más.

La densidad ósea [de mi organismo] disminuyó, los efectos secundarios del tratamiento incrementaron la depresión (se considera cambiar esquema). Siento que mi hígado está mucho más débil, he perdido peso y cabello, etc.  Todo se está juntando con una falta de motivación para hacer algo por mí mismo. Y aunque en estos momentos tengo una pareja, hace dos meses, siento que se va a cansar en cualquier momento de verme en esta situación y me va a dejar; cosa que no le reprocharía tampoco.

Y la cosa es que apenas tengo 27 años, pero siento que mi cuerpo tiene 50. Ya no quiero más esto.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD